Escrit el 17 ago, 2012

Guía básica de recursos 2.0 para viajes

Planificar, pero también seguir y compartir, un viaje con la ayuda de Internet es cada vez más habitual. Propongo sitios web y aplicaciones para descargar, además de algunos consejos de participación. El objetivo: sacar el mayor rendimiento posible de la experiencia.

Si buscamos vuelos, todas las compañías tienen páginas web donde comprar e, incluso, aplicaciones para hacerlo desde el móvil y descargar las tarjetas de embarque (Vueling, Easy Jet, Air Berlin, Iberia, British Airways …). Los  metabuscadores que rastrean todos los sitios simultáneamente, como eDreams o Rumbo, son efectivos aunque hay que tener cuidado con el incremento de precios por pago con tarjeta, que no aparece hasta el último paso de la compra. En cualquier caso, un reportaje elaborado por estudiantes de periodismo de la UPF nos dice, entre otros trucos, que el día más barato para comprar billetes suele ser el miércoles por la noche y que no es aconsejable comprar los fines de semana.

Para información fiable sobre un destino o establecimiento lo mejor es, como siempre, contrastar varias fuentes, sobre todo las que recogen recomendaciones directas de los usuarios: Minube, que aporta muchos vídeos y fotografías o el clásico TripAdvisor para empezar, además de Verema sólo para restaurantes. En cuanto a hoteles, a través de Trivago accedemos a multitud de buscadores comparando ofertas, mientras que Tablethoteles es más exclusivo.  Todos estos servicios permiten consultar, ver comentarios y reservar aunque, si no hay suficiente masa crítica de usuarios, las reseñas pueden ser antiguas y quizás sesgadas. Sin olvidar que lo que siempre funciona es el boca-oreja en la propia red de amistades y contactos.  Es decir que, además de comentar en las plataformas citadas, hay que hacerlo en nuestras redes sociales, si queremos contribuir a mejorar la información y compartir experiencias útiles. Algunas de las aplicaciones móviles más populares donde valorar destinos y locales son FourSquare e Instagram, además de Facebook, Google+,  Twitter, y Minube que integra toda la experiencia de viajes en una sola aplicación en constante innovación.

Mis “me gusta” de este verano han sido, una vez más para La Fábrica de Solfa y el descubrimiento del Restaurante Voramar en Mallorca. En ambos casos lo mejor es el trato abierto y directo de sus responsables, Javi y Laura, respectivamente. Este es, sin duda, el auténtico motor de la reputación de un buen producto. Recomendando y enlazando servicios turísticos, incrementamos, además, los contactos valiosos en nuestra red, que cada vez más se diluyen entre lo personal y lo profesional. Tenerlos al alcance de un clic nos permite, entre otras ventajas, acceder a reservas personalizadas, quizás de última hora.  Mientras que a las empresas especializadas les ofrece la posibilidad de adaptarse constantemente a su público.

Está emergiendo un nuevo profesional turístico que no solo responde y se adapta a las necesidades de sus clientes en tiempo real, sino que además crea y difunde contenidos digitales que aumentan el valor de los servicios. Jordi Serrallonga, guia de viajes científicos, ha iniciado una interesante presencia en redes sociales para relatar en directo lo que transmite en sus expediciones. Algo que está más de acuerdo con el actual viajero de la sociedad del conocimiento, que no se traslada simplemente de un sitio a otro, sino que quiere conocer e implicarse. Javi Moragrega es, en este sentido, también un ejemplo de activista en favor del territorio y de los proyectos en concordancia con el turismo que promueve.

Existen, por supuesto, numerosos blogs especializados y publicaciones periodísticas que nos pueden ayudar a planificar un destino. No me atrevo a recomendar ninguno ya que dependerá del tema y el lugar, pero una primera consulta a Wikipedia para situarnos siempre resulta útil. De este modo, podemos enfocar mejor la búsqueda general en la red, algo que deben hacer muchas personas si nos fijamos en que Google acaba de adquirir una importante empresa de publicaciones de guías de viaje.  Numerosas innovaciones digitales para el turismo nos esperan a la vuelta de la esquina. De las aplicaciones de códigos QR a las visitas in situ completadas con realidad aumentada, a las redes de intercambio entre personas, de las cuales podemos aprender también en nuestro tiempo de ocio.