Escrit el 1 jun, 2014

El Periodismo tiene futuro

Así de claro. A pesar de la traumática pérdida de puestos de trabajo en los medios, las oportunidades están aumentado rápidamente. La sociedad necesita y demanda más y mejor periodismo  y la tecnología que lo hace posible es más accesible que nunca. Periodistas veteranos y jóvenes que comienzan deben unirse porque se necesitan tanto la experiencia como el riesgo y la innovación.

Es imprescindible, para unos y otros, consultar el reciente trabajo de Miquel Pellicer y Marta Franco, Optimismo para periodistas. No solo por la mirada positiva sobre la profesión sino porque en su obra se repasan los informes y análisis más relevantes de los últimos años. Desde los trabajos de asesores de prestigio como  Jeff Jarvis o Juan Varela hasta informes que muestran la importancia del momento actual, entre los cuales Periodismo Postindustrial publicado a finales de 2012 por Tow Center For Digital Journalism y la Columbia Journalism School sería el mayor exponente. Miquel y Marta, cuyo trabajo en la red de seguimiento de tendencias en comunicación y periodismo es absolutamente recomendable, no dejan de recopilar argumentos y experiencias de otros analistas de medios y periodismo local e internacional, que nos dan pistas y nos estimulan hacia lo que ha venido en llamarse Periodismo emprendedor.

La hora de la verdad ha llegado. Hace casi 20 años empezaron las profecías de la muerte de la prensa y, por extensión, de la función periodística de todos los medios tradicionales. El motivo principal era el más que predecible hundimiento del modelo de negocio basado en la publicidad. Cuando aparecieron los canales digitales empezó la cuenta atrás. Al desagregar el contenido del soporte y multiplicar exponencialmente las vías de distribución y consumo, sobre todo a través de Internet, las audiencias se fragmentaron y los anunciantes tradicionales empezaron a vislumbrar más estrategias para llegar a sus clientes.

Aun así, todo siguió más o menos igual porque el crecimiento de la economía daba para todo y más, donde los grupos mediáticos seguían estando muy relacionados con el poder económico y político.  Pero llegó la crisis y apareció la cruda realidad. A pesar de que hay más consumo de contenidos que jamás en la historia, su valor publicitario por unidad es mucho menor que cuando la prensa, la radio y la televisión tenían el monopolio de la comunicación social.  Así quiénes consigan hacer más y mejor con menos recursos ganarán la partida. El reciente informe sobre Innovación del New York Times aporta datos sorprendentes: Vox Media supera en audiencia al Wall Street Journal y la audiencia que pasa por la portada del NYT  cae en favor de las referencias desde redes sociales. 

En este contexto, el Periodismo se está reinventando y no es fácil encontrar modelos de negocio que garanticen la rentabilidad, pero unos pocos emprendedores lo están consiguiendo: Byliner distribuyendo contenido de calidad a través de dispositivos móviles o Narrative Science generando textos automáticamente a partir de bases de datos son ejemplos de Estados Unidos. En nuestro país podemos citar a Data’n Press que apuesta por el periodismo de datos y Jot Down que se dirige a audiencias sectoriales interesadas en la cultura.

Como conclusión a los análisis y las experiencias citadas, este sería un resumen de consejos para periodistas emprendedores:

- Localizar las buenas historias, tomando como referencia a periodistas con criterio y experiencia, para hacer las preguntas e interpretaciones adecuadas.
- No olvidar que un periodista trabaja para el público, debe tener vocación y pasión por su trabajo y al mismo tiempo promocionar el producto periodístico y buscar modelos de negocio que lo hagan posible.

- Especializarse en ámbitos temáticos, incluso hiper especializados porque si pensamos globalmente la masa interesada puede ser muy amplia.
- Especializarse, a la vez, en algunas de las habilidades tecnológicas necesarias para ejercer el periodismo hoy día: datos, video, multimedia, audio, infografía….

- Generar valor aunque éste no se pueda  rentabilizarse a corto plazo. Los medios tradicionales cada vez más colaboran con proyectos periodísticos que poseen buenas bases de datos, contactos, conocimiento o aplicaciones en temas específicos.

- Estar al día de lo que sucede en otras partes del mundo y tener opinión sobre los cambios que se están produciendo en los negocios de la comunicación.

 

1 Comentari